Los Vikingos

Las rutas del Este y del Oeste. Los Vikingos también llegaron a nuestras costas de manera esporádica. En el año 793, cuenta un cronista inglés coetáneo, en el país de Nortumbenlandia aparecieron intranquilizadores presagios. Se vio en el aire un dragón de fuego, y, de pronto, un día de primavera «hombres paganos arrasaron con gran crueldad, robando y matando, la iglesia de Dios de Lindisfame», en la costa inglesa septentrional.

En crónicas de la época se describen las expediciones vikingas como una inesperada aparición terrorífica. Pero, en realidad, no se presentaron tan de repente. Ya antes los suecos habían costeado el Báltico y los noruegos habían navegado a vela hasta las islas de Orkney y Shetland. En el s. IX Europa se encontraba desmembrada en pequeños reinos despedazados por la guerra civil. Las expediciones noruegas apenas encontraron oposición, atreviéndose a las más audaces incursiones de saqueo. Durante los 250 años siguientes los escandinavos recorrieron con sus barcos las costas y ríos navegables de Europa. Los vikingos se presentaban como comerciantes, pero también realizaban incursiones de saqueo, y fundaron varios Estados vikingos en el este y el oeste de Europa.

Los daneses se dirigían, sobre todo, a Inglaterra y Francia. En el s. IX surgió en el este de Inglaterra un reino danés, Danelagen. y a principios del s. Xl gobernaban en toda Inglaterra reyes daneses. En el s. X los vikingos daneses recibieron en concesión la región francesa de Normandía, bajo la promesa de defenderla.

Los vikingos suecos se encaminaron hacia el Este, por las vías fluviales, adentrándose en Rusia. Fundaron allí el reino de Gaardar, que dominaron desde fuertes castillos. Los vikingos navegaban con sus barcos por todo el país, a través de los diversos ríos. Por el Dnieper y el Volga llegaron hasta Constantinopla y el califato árabe, estableciendo con ellos un activo comercio. Los vikingos fueron los más importantes comerciantes de Europa. Su comercio se extendía desde el Próximo Oriente hasta el Báltico y el oeste de Europa. En el Norte surgieron importantes plazas comerciales, como Birka (Suecia), Hedeby (Dinamarca) y Skiringsal (Noruega).

Viajes comerciales y expediciones de conquista En sus viajes, los vikingos recorrieron toda Europa y se aventuraron por mares desconocidos. Según las fuentes históricas coetáneas, Europa occidental se vio atacada por paganos nórdicos que saqueaban, quemaban y asesinaban. Pero en un principio las expediciones vikingas apenas eran otra cosa que una especie de viajes comerciales combinados con pirateria; sólo gradualmente se convirtieron en expediciones de conquista.

Los noruegos y los daneses se dirigieron al Oeste y al Sur, fundando reinos vikingos en Irlanda y Escocia, Inglaterra y Francia. Los daneses penetraron por el Sena y pusieron sitio a París, en el 885 (parte inferior derecha), y en viajes aislados penetraron en el Mediterráneo.

Los suecos se adentraron por rios rusos y los mares Caspio y Negro, comerciando con Constantinopla, llamada Miklagaard, y el califato árabe, cuyas rutas de caravanas llevaban hasta la China. Los nórdicos que, en embarcaciones manejables y seguras, se aventuraban por alta mar se veian desviados de su ruta, arribando a tierras desconocidas del Atlántico norte. Asi se descubrió Islandia. Desde alli se efectuaron nuevas navegaciones; p. ej., se cree que, hacia el año 1000, Leif Erikson llegó a Norteamérica. En el cuadro del noruego Christian Krogh (arriba a la izq.) se le representa divisando el nuevo pais, «Vinlandia». Los noruegos establecieron gobiernos vikingos en Irlanda y Escocia. En el Atlántico norte colonizaron las islas Feroe e Islandia, y en sus barcos llegaron, en viajes de exploración, más hacia el Oeste: Eric el Rojo alcanzó Groenlandia, y se cree que su hijo Leif Erikson arribó a Norteamérica (Vinlandia) .

La conquista vikinga de América

Un estudio genético demuestra que 500 años antes del viaje de Colón se produjo un mestizaje entre nordicos y amerindios. La historia vikinga de la saga de Erik el sanguinario, tambien conocido como Erik El Rojo, toma cuerpo a la luz de la genética. Aquel aventurero vikingo fue el primero en pisar Groenlandia y su hijo Leif Eriksson o alguien de su entorno pudo ser el primero en pisar Norteamérica y quien propició el mestizaje entre los amerindios que poblaban aquellas tierras y los escandinavos europeos, cinco siglos antes de que Cristobal Colon pisara el Nuevo Mundo. Una mujer secuestrada por los intrépidos secuestradores en torno al siglo X, está detrás de la herencia genética que aun hoy se encuentra en sus descendientes islandeses, según una novedosa investigación. Tanto la literatura comno la arqueología ya habian ofrecido evidencias de que antes de que las tres carabelas cruzaran el Atlántico habia existido contactos entre nórdicos y americános. En 1960, en Terranova (Canadá) fue descubierto un asentamiento tipicamente vikingo, en el que algunos sitúan el poblado de Leifsbúoir, descrito en la famosa saga y hoy conocido como L'Anse aux Meadows. Un linaje exclusivo de los amerindios se ha encontrado en cuatro familias de Islandia. Por si había alguna duda, ahora un trabajo internacional, en el que ha trabajado el biólogo español Carles Lalueza-Fox, del Instituto de Biológia Evolutiva del CSIC, ha revelado que hay islandeses que comparten un linaje genético, denominado C1e, que es exclusivo de los amerindios. En concreto se trata de unas 80 personas cuya genealogía, siguiendo los registros de nacimiento, se ha reconstruido hasta cuatro antepasados que vivieron en torno al año 1700. Según los investigadores, estas cuatro ramas tienen a su vez un único ancestro. Fue transmitido por una única mujer que habría sido secuestrada en el siglo X por los vikingos. Puesto que debido al clima extremo, Islandia estuvo practicamente aislada del resto del mundo desde el siglo X, lo mas probable es que estos genes americanos fueran llevados entonces; y lo hizo una mujer, ya que se han conservado en el ADN mitocondrial, que solamente se transmite por vía femenina, explica el experto español. Por lo pronto, Erik el rojo, gana la partida al genovés. Los genes dicen que él llegó primero.

REPERCUSIONES Éste hecho cierto no deja de ser un pasaje meramente anecdótico y sin consecuencias ya que las incursiones de Erik el rojo,(por disputas en las zonas de su ambito habitual), se desplazó a Groenlandia y Terranova donde se relacionó con unos pocos nativos de éstas zonas y el norte de América. No dejó influencia alguna de sus costumbres, rasgos culturales, reses como las vacas y los caballos o la lengua, que se transmitiera en las futuras generaciones que habitaron estas zonas. Hasta la llegada de los españoles no se produjeron cambios importantes a tener en cuenta en los libros de historia, como la creación de catedrales y ciudades, rutas de comunicación y de comercio en mas de un 60% del territorio norte americano. Grandes exploradores que con pocos medios se adentraron desde Pensacola en Florida hasta mas allá del medio oeste, desde Méjico hasta el Canadá como Cabeza de Vaca, el misionero mallorquin Fray Junipero Serra, que creó misiones para evangelizar a los indios, Orellana, etc, donde hoy en día perduran y se amplian otras como la lengua española.